El Celo de la Vaca Lechera: Todo está en las Hormonas

Posted on

vacas_lecheras_sms

Para que una operación lechera funcione bien, es importante que las vacas sean bien fértiles. Las vacas sólo producen una gran cantidad de leche después de parir y para mantener la producción, los ganaderos se esfuerzan en que las vacas vuelvan a quedar preñadas lo más pronto posible.

La buena fertilidad empieza con una buena alimentación – no sólo para estimular la producción de leche sino también para asegurarse de que los órganos de reproducción vuelvan a su forma natural, se mantengan saludables y funcionen bien. Para lograrlo, lo más importante es mantener niveles positivos de energía. Sólo la vaca que es saludable y está bien alimentada puede producir leche y volver a quedar preñada en buen tiempo.

Preste atención a todos los celos

Después del parto, los ganaderos tienen que tener paciencia para que las vacas vuelvan al celo. Normalmente, el primer celo se manifiesta dos o tres semanas después del parto. Al manifestar el celo, la vaca emite una buena señal al ganadero pero generalmente es ignorada. Los ganaderos creen que es ‘muy pronto’ para que se manifieste y posiblemente sea cierto pero es importante considerar este primer celo. Con esta información, es más fácil predecir el próximo celo y asegurarse de que la vaca tenga su ciclo normal, que es tan necesario para obtener buenos resultados de crianza. Para lograr un alto porcentaje de vacas en celo, es importante saber si ella ha estado en celo en forma regular y si el intervalo ha sido correcto.

No siempre es un ciclo de tres semanas

– 25-30% de las vacas tienen un (primer) ciclo normal de 21 días (12-17 días cuando tienen un alto nivel de progesterona)
– 60% de las vacas tienen un segundo ciclo normal de 21 días (12-17 días cuando tienen un alto nivel de progesterona)
– Muchas vacas no son “normales”, ellas no vuelven al celo hasta después de 21 días

Dos o tres semanas después del parto

Las vacas necesitan tiempo para que sus hormonas “vuelvan a la normalidad” después del parto. El porcentaje de vacas en celo en la segunda o tercera semana después del parto es una buena señal de que existe una actividad hormonal. Pero las tasas de preñez por inseminaciones en el primer celo no son altas, así que los ganaderos esperan por lo menos uno o dos celos más antes de inseminar a la vaca. ¿Qué es lo que falla en esas primeras semanas? Es posible que en las primeras semanas después del parto las vacas tengan ciclos cortos con altos picos de progesterona y por lo tanto, no se produce ninguna ovulación.

Otro asunto que debemos tener en mente es que las vacas pueden desarrollar ovarios quísticos o císticos (COFs). Es recomendable revisar a las vacas después del primer celo para confirmar que no tengan COFs porque mientras más se tarden en curarlos, más difícil será tratarlas.

www.perulactea.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s